SERIES INOLVIDABLES.

La TV de Autor y de Calidad existen.

Monday, February 20, 2006

NORTHERN EXPOSURE.
Crónica de un Estado de Ánimo


Gracias a Doctor en Alaska creo que los árboles pueden hablar.
Creo que una mujer puede volar desde un acantilado como un águila.
Creo que un oso puede convertirse en hombre y volver de nuevo a su estado.
Creo que una mujer embarazada puede hablar con su hija nonata cara a cara.
Creo que un hombre puede reencarnarse en un perro.
Creo que un cineasta en potencia y un disc jockey ex convicto pueden enseñar a una grulla a bailar.
Creo que un beso puede restaurar la voz de un hombre.
Creo que el diablo es un vendedor de saunas.
Creo que una persona puede soñar los sueños de otra.
Creo que un hombre puede hibernar como un oso.
Creo que lanzar un tomate a alguien puede ser un acto de amor y amistad.
Creo que un cuervo es tan buen símbolo de las Navidades como Santa Claus.
Creo que un doctor puede realizar cirugía bypass al motor de un avión.
Creo que el agua puede hacer que los hombres y las mujeres intercambien sus identidades de género.
Creo que los lanudos mamuts congelados son un buen manjar.
Creo que Napoleón no estuvo en Waterloo.
Creo en chefs sociópatas semejantes a Yeti; en medio hermanos que se encuentran el uno al otro a través de los sueños; en correr desnudo por las calles durante el deshielo en invierno.
Y creo que es posible que un hombre se adentre unos pocos pasos en la niebla de Alaska y termine en el Ferry de Staten Island.

En pocas palabras, creo en la magia. Así que, lógico de mí, no más argumentos lógicos.


Este poema de Aimee Parrot describe lo que sentimos todos los cicelianos o moosers. Empecé a ver Doctor en Alaska (Northern Exposure) hace más de una década cuando TV2 la emitía de madrugada, por algo que me dijo mi hermano a quien debo agradecer el haberme descubierto esta joya escondida en las nocturnas ondas televisivas. Él me invitó a ver esta serie porque quería que viese a Marilyn, la asistente de un médico judío y quejica de New York. Al principio no la encontré demasiado atractiva por su apariencia rural y pensé que Marilyn seria la típica rubia tonta con uniforme de enfermera. Pero, a medida que avanzaba el episodio, me sentí atrapada por la magia de la gente de Cicely. Estaba ansiosa por ver a la famosa Marilyn y, cuando finalmente la ví, sonreí abiertamente. Pero… ¿realmente importaba su físico? No. A esas alturas yo ya estaba atrapada por el “No sé qué” de Doctor en Alaska y hasta hoy en día.

Si tuviese que decir qué es exactamente lo que me gusta de Doctor en Alaska creo que podrían pasarme dos cosas opuestas. Me quedaría sin palabras y contestaría con un elocuente silencio al más puro estilo Marilyn o, por el contrario, me perdería en una interminable y abstracta incertidumbre filosófica como Chris-Por-La-Mañana. Es muy difícil definir qué significa esta creación de Brand y Falsey para mí. Como solemos decir cuando algo cautiva porque emana arte; “Doctor en Alaska tiene duende”. Es, en palabras de Peter Tortorici, el tipo de serie que da a las personas no predispuestas a ver televisión una razón para hacerlo.

Esta serie no sólo tiene un valor personal para mi como espectadora sino también un gran valor profesional y académico como recién doctorada porque en su momento decidí unir mi pasión por ella con mi vida académica y desentrañar sus claves narrativas y simbólicas, quizá en un intento de hallar la respuesta a esa pregunta tan difícil. Así pues, con una maleta llena de sueños y una Tesis por escribir, me planté en Roslyn, el pueblecito de Washington que representaba a Cicely, Alaska, en plenos Moose Days (http://www.cicelyonline.com/nttf/art_md.htm). De las mejores decisiones de mi vida. Como dice Susie Weis, organizadora de este Festival y extra en la serie cuando ésta invadía su pueblo, Roslyn es un lugar mágico para cualquier mooser, un Campo de Sueños o un Shangrala.

No hay palabras que plasmen lo que uno siente al llegar a Cicely, aka Roslyn, y andar por su calle principal como una newcomer como Joel. El primer día mis ojos abiertos como platos al igual que mi boca decían más que mis palabras que, en ese instante, eran simples balbuceos de emoción e incredulidad. No podía creerme que estaba allí delante del mural del camello, el Brick, la tienda de Ruth Anne, la K-OSO, todos esos lugares repletos de hermosos recuerdos afortunadamente podemos revivir eternamente por televisión. Si agudizabas los oídos podías escuchar el eco de sus voces, de nuestros queridos compatriotas, a Chris Por-La-Mañana (o Por-La-Tarde, A-Medianoche, A-Cualquier hora...) dando los buenos días desde la radio, a Maggie y Joel discutiendo frente a la consulta, a Shelly charlando con Ruth Anne en la tienda, etc. Incluso hay quienes veían a Morty, el alce, paseando al son de la armónica de Schwartz, con quien tuve el placer de hablar.




Mi lugar preferido, aparte de la consulta de Fleischman, era el mural del Roslyn´s Cafe (aka sin la ´s) y la curva de la carretera donde está situado. Esperaba que Joel entrase corriendo al pueblo... el principio de todo...


Roslyn estaba llena de fans fáciles de identificar con sus cámaras de foto posando frente a cada uno de los emblemáticos edificios de su querida Cicely. Muchos coches preguntando por el instituto rebautizado por esos días como Tranquility Base que hacía de Meeting Point.

Durante el Bus Tour visitamos localizaciones espectaculares; el aeropuerto de Maggie, la tumba que Ed regala a Ruth Anne -allí mismo está enterrado Jesse- y el despeñadero por el que Chris arroja su Harley por amor. Unos paisajes indescriptibles cuya grandeza y hermosura no captan las fotografías ni las cámaras de video. Dan Dusek, nuestro guía y organizador de exteriores de Doctor en Alaska, nos contó muchas anécdotas y accedió a una entrevista para mi Tesis. Hablar con él, al igual que con el guionista Jeff Melvoin o con el mismísimo Joshua Brand fue realmente enriquecedor.

Aparte de por tener como telón de fondo el paisaje y el pueblo de Roslyn, los Moose Days son especiales por sus gentes. Realmente el estado de ánimo de Cicely se siente en cada momento. Fue maravilloso compartir unas risas con todos ellos; Rosie, Chuck, Crystal, Susie, Doug, Jerrilynn, Kathy, Linda, James y Justice, Steve, Kurt y muchos otros.
¡Qué decir de conocer a algunos actores! Barry Corbin es Maurice. Con su sombrero de cowboy y su peculiar manera de hablar es inconfundible. Es un hombre de infinita paciencia y cariño con sus fans. Cenando con él vi lo querido que es por todos. Había una larga cola esperando para pedirle un autógrafo, hacerse una foto con él o simplemente contarle hasta qué punto la serie les enriqueció la vida.

Moultrie Pattern (Walt) nos hizo saber que él y Ruth Anne siguen trabajando en lo de tener niños… Rosetta Pintado, la madre india de Joel, también compartió sus recuerdos del rodaje. ¿Sabíais que la historia de amor de Maggie con el Hombre-Oso partió de una leyenda india?

Un gran jolgorio fue La Carrera de Toros que precedió al Desfile. Los hombres se lanzaron semidesnudos a la conquista de la calle principal deleitando a los espectadores con la agilidad de sus movimientos, la emoción de su carrera y la variedad de sus shorts.

Y llegaron las esperadas entrevistas telefónicas con más guionistas y actores. Algunos nos perdimos a Robin Green y Mitchell Burgess porque tuvimos que aguardar la segunda tanda de espaguetis. Acababa de llegar con ellos cuando oí que John Cullum (Holling) preguntaba por mí, le saludé y me contó que tenía el Quijote de madera que le envié como agradecimiento por su entrevista en su camerino del Teatro de New York.

El siguiente fue Rob Morrow (Joel) que nos comentó que era afortunado por haber trabajado en una serie que estuvo cinco años en antena. Rob recordaba con especial cariño su danza india en la segunda temporada y la diversión que le supuso interpretar a Jules, el hermano gemelo pero opuesto de Joel.

Richard Cummings Jr. (Bernard) tuvo problemas de cobertura pero el detalle de insistir hasta conseguir hablar con nosotros. Comentó que el episodio en que él aparece por primera vez sufrió un cambio en el orden original de emisión para que la audiencia aceptase mejor que Chris tuviese un medio hermano de color.
Cynthia Geary (Shelly) es dulce como su personaje. Llamó desde un concierto y éramos interrumpidos por la música. Recibió una propuesta de matrimonio de un fan y comentó que era adulador tener el amor de Maurice y Holling. Recordó con cariño la escena en que canta a su hija nonata a dúo con Holling.

Finalmente una pandilla fuimos al Roslyn Café a desayunar y despedirnos pero no para siempre porque nos encontraremos en años venideros. Como canta Iris Dement; “Me voy mañana pero no me quiero ir, te quiero, mi pueblo, siempre estarás en mi alma”… Eché una última mirada a mis compatriotas mientras me alejaba de Nuestro Pueblo. Allí estaban, con los brazos alzados, delante del mural del Roslyn Café, junto a la curva por la que Joel siempre se me aparecía en visiones. El adentrarme en Doctor en Alaska no sólo me permitió conocer mejor la serie sino conocerme mejor a mi misma. Gracias a Doctor en Alaska he aprendido a ser más espiritual. Cicely es un pedazo de alma con su propio latido que me ha dado fe en la naturaleza, la amistad, el silencio, la palabra, la ciencia, el mito, la leyenda y los cuentos de hadas.

Carta de Ajuste. Boletín mensual de la ATV. Nº 80. Junio 2005.
_Por Sílvia Colominas

3 Comments:

Blogger Jorge said...

Hola!
Despues de leer tu blog, me doy cuenta que no he vivido, no hemos quienes vivimos pendientes de tantas series de Tv que nos han acompañado, atrapado y fascinado, -sea semana a semana o como ahora que podemos, bajandolas de la Red y viendolas hasta que se nos caen los ojos-, no hemos vivido equivocados.

Gracias!

Y ya estoy rastreando la red a por esta serie asi la veo y quizas, solo quizas, pueda hallar algo de la magia que encontraste en ella.

3:18 PM  
Blogger Jorge said...

Aqui hay una informacion muy interesante acerca de esta serie:

http://vagos.es/index.php/topic,47668.0.html

1:44 PM  
Blogger Reinhard said...

M'ha encantat el teu escrit, a casa vam seguir durant molts anys aquesta serie i en vam disfrutar plenament en mil ocasions, ara per cert la tornen a fer a Bcn televisió, ( al canal vuit ), i l'estic tornant a veure sencera,
( anant a dormir de passada sobre les dues de la matinada ) que bona era, i al contrari que moltes series, crec que guanya amb els anys enlloc de perdre!!, com un bon vi que pots paladejar en cada episodi, de fet no ens enganyem, es una serie per un public adult i altament intelectual, per això ho fan a aquestes hores!
En fí, només et volia saludar, m'has donat bon rotllo de bon mati.

Att. Rein.

2:27 AM  

Post a Comment

<< Home